La sexualidad del bebé según Sigmund Freud

Habitualmente se cree que la sexualidad comienza con la adolescencia, se consolida en la etapa adulta y declina en la tercera edad. La niñez no se menciona cuando de sexualidad se trata. Sin embargo, está estudiado que empieza  con el nacimiento y culmina con la muerte.

1 comentario
marife
lunes, 19 octubre, 2009
bebe

Sigmund Freud descubrió la existencia de impulsos sexuales en los niños/as, sin la existencia de estimulación externa. Hasta ese momento se creía que un niño/a, sólo siendo estimulado por un adulto podía tener alguna conducta sexual.

Chupar, mamar, comer y evacuar para el bebé son formas de conocer y relacionarse con el mundo, pero sobre todo le provocan placer. La sexualidad se define como fuente de placer, y no se limita a los genitales. Todas las partes del cuerpo pueden ser zonas erógenas. A medida que el niño crece, la zona de placer que prima es la genital. Sin embargo, en la adultez también existen juegos sexuales que involucran otras partes del cuerpo.

Freud dividió las etapas de la sexualidad infantil en:

  • Etapa oral: En esta etapa, la zona erógena por excelencia es la boca. El pecho materno es la primera y gran fuente de placer para el bebé. A medida que va creciendo, chupa todo lo que encuentra a su alrededor y eso también  le produce placer. Así va conociéndose primero a sí mismo (chupando su manito) y luego al mundo exterior (chupando algún juguete). De esta manera se está educando la sexualidad del niño, permitiéndole se explore su cuerpo y su entorno. Si se reprimen estas primeras manifestaciones orales, pueden aparecer algunos trastornos como tartamudez, inhibición verbal, entre otros problemas.
  • Etapa anal: Aquí la zona erógena está en el ano. El goce del niño está en la defecación, ya que siente que entrega un producto muy importante de su cuerpo, una parte de sí mismo. Es fundamental que la educación del control de esfínteres no sea rígida, ni apresurada, es decir que no se produzca antes de que el niño esté orgánicamente listo para hacerlo (aproximadamente a los dos años). Un mal manejo en este período puede provocar futuro estreñimiento, carácter obsesivo, etc.
  • Etapa fálica: en esta instancia el interés se centraliza en los genitales y aparece la preocupación por las diferencias sexuales. Anteriormente la diferencia se reducía únicamente a la vestimenta y el cabello. Ahora aparece la curiosidad por la sexualidad y los genitales. Es importante no reprimir en esta etapa, ya que se podría inhibir la capacidad de investigación, conocimiento y aprendizaje en general.

Etapa de latencia: Esta etapa coincide con la escolar y el interés primordial del niño/a está focalizado en el aprendizaje y la investigación. Sin embargo, contrariamente a lo que se pensó durante mucho tiempo, el instinto sexual no queda adormecido completamente.

Imagen|Flickr

Contenidos relacionados

Un comentario en «La sexualidad del bebé según Sigmund Freud»

  1. Marga dice:

    Hola¡¡ tengo una niña que va a cumplir 3 años y desde que tenía 1 añito observo que ella se intenta dar placer rozandose contra la silla (cuando está sentada) ó con la mesa, lo hace siempre en casa y no porque esté aburrida porque el mismo día de reyes con todos los juguetes, no les hizo ni caso y empezó a frotarse, yo nunca le he dado importancia pero ante la insistencia repetida, me planteo la pregunta esto es totalmente normal? gracias y saludos¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *