>Blog de Sexualidad

Problemas sexuales masculinos más comunes

Autor: Comentar
Comparte este artículo

La sexualidad masculina puede verse afectada por algunos problemas como eyaculación precoz, falta de deseo o de erección.

Algunos están relacionados con la ansiedad o el estrés motivados por incidentes, preocupaciones en el trabajo, económicos, familiares o bien por un origen psicológico como inseguridad. Para disfrutar del sexo se requiere de relajación y sin pensamientos negativos que perturben el placer.

El origen de los problemas sexuales se puede relacionar con la inseguridad personal por tomar como ciertas algunas creencias que se mantienen en la sociedad actual. Algunas de estas creencias aluden a que el pene debe de ser grande para dar placer; no eyacular hasta que la mujer obtenga el orgasmo; mantener una erección firme o tener siempre ganas de relaciones sexuales.

Algunas mujeres también toman como válidas estas creencias y dirigen algunas palabras inadecuadas a su pareja o hacen algún gesto que hace incrementar su miedo e inseguridad.

Si se sufre un problema de inseguridad de este tipo, conviene hacer terapia sexual para aprender técnicas y obtener información.

Como consecuencia de esta inseguridad se pueden tener problemas como:

Eyaculación precoz: Es un problema muy frecuente y el hombre que lo sufre no logra controlar su reflejo eyaculatorio y alcanza un orgasmo poco placentero. La mayoría de los casos se solucionan con una terapia sexual con un psicólogo.

Disfunción eréctil: Es lo que se conoce también con el nombre de impotencia. Se trata de la incapacidad de mantener una erección en un tiempo prologando para disfrutar de una relación sexual. Puede aparecer por motivos psicológicos como inseguridad o también por haber tenido una lesión o bien como consecuencia secundaria de un medicamento. El médico debe determinar el tratamiento a seguir.

Falta de deseo sexual: Es la inapetencia o falta de ganas por tener relaciones sexuales. Esto es algo que perjudica también a la pareja, ya que se culpabiliza de no inspirar deseo sexual al hombre y por la creencia tan interiorizada de que “los hombres siempre tienen ganas de tener sexo”.

En algunas ocasiones, el problema se puede dar porque el hombre no se siente cercano a su pareja por falta de afinidad, problemas no resueltos o falta de comunicación.

Otros motivos pueden ser por haber tenido alguna relación sexual traumática o padecer alguna situación de estrés ajena a la relación de pareja. Este problema requiere de terapia sexual y psicológica.

Fuente imagen thinkstock.



0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies propias y de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar