>Blog de Sexualidad

Reflexiones de un hombre sobre una escort

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Nunca olvidaré la historia de aquel hombre que contaba cómo cambió su vida el día que contrató una escort de lujo en Madrid. Aquel hombre hablaba de cosas desconocidas para mí por aquel entonces. Hablaba de excelentes dotes físicas y amatorias, sí. Pero también de misterio, juego, seducción, secretos compartidos…

Reflexiones de un hombre sobre una escort

 

Hoy, soy un hombre maduro y comprendo mejor los entresijos de la historia contenida en aquel relato que, en mi juventud, me intrigaba y me quitaba el sueño. Yo siempre he sido muy activo sexualmente, pero desde una perspectiva romántica y nunca se me había pasado por la cabeza mantener sexo con una desconocida.

Siempre había pensado que mi percepción del sexo era más parecida a la que podría tener una mujer que a la de un integrante del sexo masculino. Antes de irme a la cama con alguien y aunque no pensase en una relación a largo plazo, yo necesitaba compartir conversaciones, impresiones y momentos íntimos, como una cena o una sesión de cine. El “aquí te pillo, aquí te mato” nunca había sido una opción para mí… hasta ahora.

Desde hace algún tiempo me sentía vacío en el terreno sexual. Después de tener experiencias breves con varias mujeres y de algunas relaciones formales fallidas, a mis 50 años sentía que mi deseo se había apagado. Un sentimiento de desencanto se apoderó de mí y me vi sumido en una rutina que se repetía día tras día: me levantaba, iba al trabajo, tomaba algo en el bar con los amigos y regresaba a mi casa. El sexo pasó a un segundo plano, igual que el deporte o el cuidado personal (yo que siempre había ido hecho un pincel). No lo echaba de menos y, cuando alguna fantasía cruzaba mi mente, pensaba que, muy posiblemente, mi desesperanza provocaría que no pudiera “estar a la altura”.

escort

Decidí comentar la situación con una buena amiga (siempre me he sentido más cómodo hablando de sexo con mujeres) y me dijo que, además de ser demasiado joven para sentirme así, en su opinión me faltaba esa sensación de juego, emoción y misterio que nos convierte en bestias hambrientas de sexo al principio de las relaciones. “Cuando consigas recobrar ese sentimiento, tu deseo se encenderá y tu desencanto terminará. Necesitas recordar esas sensaciones para volver a emocionarte con el flirteo y cambiar tu percepción sobre el sexo”, me aconsejó.

Esa charla me hizo recordar la historia de mi juventud sobre aquella chica de compañía y pensé que quizá era hora de dejarse de romanticismos y empecer a jugar. La gente dice que en el sexo es importante probar cosas nuevas y eso era precisamente lo que yo pensaba hacer.

escort de lujo en Madrid

Igual que aquel viejo amigo, contraté los servicios de una escort de lujo en Madrid de la agencia Rabatti y lo que ocurrió lo contaré en otra ocasión. Solo adelantaré que mi vida cambió para siempre.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Relaciones


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies propias y de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar