Las caricias preliminares

Saber tocar con delicadeza pero escuchando a la otra persona y guiándonos por sus respuestas es algo necesario para conseguir unas relaciones sexuales plenas.

0 comentarios
elidepaz
lunes, 13 febrero, 2012

En el caso de las caricias preliminares se hace imprescindible escuchar sensitivamente el cuerpo de cada uno de los miembros de la pareja para lograr ese nivel de excitación que nos lleve a tener un orgasmo muy placentero.

Las zonas privilegiadas de las caricias están repartidas en tres niveles:

-En el primer nivel tendríamos los órganos genitales femeninos y masculinos. En el primer caso sería el clítoris y la vagina y en el segundo caso el pene y especialmente el glande.

-El nivel dos corresponde con las zonas erógenas que al ser estimuladas excitan a las zonas del primer nivel. En el caso de los hombres hablaríamos de los testículos y el ano. Y en el caso de las mujeres de la vulva, el interior de los muslos o los senos. En los dos sexos los pezones también son considerados zonas erógenas de nivel dos.

-En el nivel tres estaría la superficie de la piel. Una parte de nuestro cuerpo que al ser acariciada con precisión y con delicadeza nos provoca una excitación sexual muy alta, consiguiendo la lubricación vaginal en la mujer y la erección en el hombre. Toda la piel de nuestro cuerpo siente estas caricias.

Por eso,  cuando hablamos de estas caricias preliminares nos referimos a este tercer nivel para ir poco a poco calentando al cuerpo, mimándolo y excitándolo y así conseguir un orgasmo totalmente fantástico.

La mejor manera de llevar a cabo estas caricias preliminares en con nuestras manos y con nuestra boca. Nuestras manos son instrumentos que pueden masajear, presionar, pellizcar, arañar. Además,  su temperatura también nos aporta otra clase de sensaciones.

No es lo mismo que te acaricien con las manos calientes, que con las manos frías, ni tampoco sentir las caricias de unas manos secas o unas manos embadurnadas de aceite. Los dos miembros de pareja pueden participar en este juego de caricias. Es una masturbación recíproca que va aumentando de intensidad hasta la llegada del orgasmo.

También la boca es otro instrumento que nos permite dar caricias preliminares muy intensas. Con este órgano humano podemos besar, chupar, lamer, morder, mordisquear, soplar, etc...Además no sólo tenemos que utilizar la boca, también podremos utilizar la lengua, los dientes, la saliva, etc.

Nuestro cuerpo siente con mayor intensidad las caricias preliminares que se efectúan con la boca antes que con las manos, ya que estas caricias se perciben con más intensidad. ¿Dónde te gusta que te acaricien?

Fotos: Stilo

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *